viernes, 25 de febrero de 2011

LIBRE TE QUIERO

Asturias: dos pequeños santuarios a ambos lados de una típica carretera revirada.
Piensas: otro recordatorio (de los múltiples que pueblan nuestra geografía) de algún accidente mortal de tráfico.
Un nombre cincelado en mármol: Rocío...
La puta realidad: otro crimen machista, según nos cuentan en la pequeña aldea donde nos alojamos.



"Libre te quiero
...
pero no mía
ni de Dios ni de nadie
ni tuya siquiera"

Agustín García Calvo

1 comentario:

Roigbalterra dijo...

Pues la verdad es que, impresionante este testimonio.
Saludos